¿Sabías que los cambios hormonales durante el ciclo menstrual pueden afectar a los músculos del suelo pélvico?

El sangrado menstrual o regla se produce como resultado de una disminución de las hormonas estrógeno y progesterona al final del ciclo menstrual.

Estas hormonas tienen un gran efecto en tu sistema reproductivo durante el ciclo:

  • El estrógeno desarrolla y libera los óvulos de tus ovarios, en un proceso conocido como ovulación.
  • Los estrógenos engrosan el revestimiento del útero (matriz).
  • La progesterona prepara el útero para el embrión.
  • Si no se produce el embarazo, el óvulo se reabsorbe, los niveles hormonales descienden y el revestimiento del útero se desprende y abandona el cuerpo, lo que se conoce como "periodo".

El estrógeno también aumenta la integridad de los tejidos blandos (como los músculos y la fascia), por lo que tu suelo pélvico puede sentirse más fuerte en la primera fase del ciclo, cuando los niveles de estrógeno son altos. Durante la menstruación, cuando los niveles de estrógeno son más bajos, puedes notar que los músculos del suelo pélvico (y todos los músculos en general) están más fatigados o débiles, lo cual es normal.

¿Se pueden hacer ejercicios de Kegel durante la menstruación?

Los ejercicios para los músculos del suelo pélvico se pueden realizar durante la menstruación, incluyendo el uso de los ejercicios para el suelo pélvico. Mientras que algunas mujeres con calambres o dolores pélvicos severos pueden no sentirse cómodas con los ejercicios internos durante este periodo, otras pueden encontrar un ligero alivio en las contracciones suaves del suelo pélvico.

Para aquellas que sigan utilizando Perifit durante todo el periodo, hay que tener en cuenta que, a lo largo del ciclo, las puntuaciones pueden variar. Sin embargo, no hay que preocuparse, ya que se trata de una fluctuación natural de la fuerza como parte del ciclo mensual.

¿Se pueden realizar ejercicios del suelo pélvico con dolor de la regla?

Aunque algunas molestias durante el periodo pueden considerarse "normales", el dolor intenso del periodo puede estar causado a veces por una afección ginecológica subyacente, como los fibromas o la endometriosis. Si el dolor menstrual es intenso, no responde a los analgésicos o se asocia a otros síntomas, como el dolor en las relaciones sexuales, lo mejor es acudir al médico de cabecera o al ginecólogo, que podrá investigar más a fondo.

El dolor o los calambres menstruales pueden empeorar si los músculos del suelo pélvico están "hiperactivos" o tensos, lo que se asocia a estas enfermedades. Para quienes padecen endometriosis o "dismenorrea" (menstruaciones dolorosas), prestar especial atención a las fases de relajación de los juegos o dentro del modo de práctica puede ser una gran manera de ayudar a reducir el dolor y la tensión durante el periodo.

Aunque cada mujer experimenta su periodo de forma diferente y debe elegir lo que le resulte adecuado durante este periodo, en última instancia es seguro continuar con el entrenamiento del suelo pélvico y el ejercicio en general durante todo el ciclo menstrual.

Artículo escrito por
Laura Justin
Fisioterapeuta australiana titulada y registrada
Salud de la mujer y del niño
@thefamilyphysio

Más información: