¿Qué es la diástasis de rectos?

La diástasis de rectos se conoce comúnmente como separación abdominal o DRAM (Diástasis de los músculos rectos del abdomen). Se trata de la separación del tejido conjuntivo que recorre la parte central del abdomen y conecta los dos vientres del músculo recto abdominal.

¿Cuáles son las causas de la diástasis de abdomen?

Durante el embarazo, el abdomen tiene que hacer sitio al bebé en crecimiento, lo que significa que los músculos abdominales tienen que estirarse. La presión del útero en crecimiento, así como los efectos hormonales sobre el tejido, pueden provocar la separación de la línea alba (tejido conjuntivo) entre los músculos.

La diástasis de rectos también puede producirse fuera del embarazo, en casos de pérdida de peso tras un sobrepeso prolongado.

¿Es normal la diástasis de rectos?

Una pequeña separación abdominal (2 dedos de ancho) se considera un cambio normal durante el embarazo, y el 100% de las mujeres tienen algún grado de separación durante o inmediatamente después del embarazo.

Para algunas mujeres, la separación se resolverá por sí sola sin necesidad de un trabajo específico después del parto.

Para otras mujeres, la separación significa que los músculos de la barriga pueden ser más débiles, y puede dar lugar a abultamientos o cúpulas e incluso dolor o molestias.

Síntomas asociados a la diástasis de vientre:

  • Apariencia de abultamiento o cúpula en el centro de la barriga
  • Sensación de debilidad del "núcleo"
  • Dolor lumbar o pélvico
  • Debilidad del suelo pélvico o incontinencia

Los embarazos múltiples sin recuperación de los músculos abdominales entre ellos aumentan el riesgo de desarrollar diástasis debido al estiramiento repetido y prolongado de la pared abdominal.

¿Cómo puedo saber si tengo DRAM?

Una evaluación realizada por un fisioterapeuta, un obstetra o una comadrona cualificados suele determinar la presencia de una separación abdominal tras el parto.

Prevención de la diástasis de rectos

Después de tener un bebé, reducir la presión excesiva sobre la pared abdominal puede ayudar a reducir el aspecto y la sensación de DRAM.

En general, durante el embarazo y al principio del posparto es mejor evitar

  • Movimientos de tipo sentado, es decir, al levantarse de la cama. Intenta rodar hacia un lado y luego empujar hacia arriba como una alternativa más segura
  • Estreñimiento y esfuerzo en el baño
  • Levantar objetos pesados
  • Hacer abdominales o sentadillas

Los ejercicios abdominales suaves que no implican "crujidos" pueden aumentar la fuerza y la función del abdomen, y reducir las preocupaciones visuales del abdomen, así como el riesgo de desarrollar otros dolores de espalda o pélvicos.

Algunas mujeres con una DRAM severa pueden estar preocupadas por el cambio estético de su abdomen, y la reparación quirúrgica puede ser una opción en estos casos.

Otros consejos para curar el DRAM en el período inicial después de tener un bebé son

  • Usar prendas de compresión sobre el abdomen. Un fisioterapeuta de Women's Health puede prescribir y proporcionar soportes abdominales o prendas de compresión.
  • Practicar una buena posición de pie. Debes estar erguida y alta, con una pequeña curva en la parte inferior de la espalda. Intenta reducir el balanceo excesivo de la parte baja de la espalda y procura no empujar las caderas hacia delante.
  • Suelo pélvico y ejercicios abdominales específicos - como pilates ligero o ejercicios prescritos por su fisioterapeuta.

Entrenamiento de la diástasis de rectos y del suelo pélvico

Para las mujeres con diástasis de rectos, el profesional sanitario suele prescribir ejercicios ligeros de rehabilitación para la pared abdominal y los músculos del suelo pélvico.

Dado que es importante no "aguantar" ni esforzarse al principio del posparto (especialmente con DRAM), lo mejor es que te evalúen y se aseguren de que puedes realizar con seguridad una contracción correcta del suelo pélvico.

Incluso en el caso del DRAM, se pueden empezar a realizar más ejercicios para los músculos del suelo pélvico (incluyendo el uso de entrenadores del suelo pélvico) una vez que sepas que puedes "sujetar" y sostener cómodamente la pared abdominal utilizando los abdominales profundos y los músculos del suelo pélvico.

Artículo escrito por
Laura Justin
Fisioterapeuta australiana cualificada y registrada
Salud de la mujer y del niño
@thefamilyphysio

Más información: