¿Puede el suelo pélvico estar demasiado tenso?

En una palabra: ¡sí! Los músculos del suelo pélvico, al igual que cualquier otro músculo del cuerpo, pueden volverse "tensos" o hiperactivos debido al estrés, el uso excesivo y otros factores. Esto puede provocar dolor y otros síntomas, al igual que la debilidad del suelo pélvico.

Es posible que oigas referirse a la hiperactividad del suelo pélvico como un suelo pélvico "hipertónico", "tenso" o "disinérgico".

¿Cuáles son los signos de un suelo pélvico hiperactivo? 

  • Dolor al introducir un tampón o durante las relaciones sexuales
  • Frecuencia urinaria (necesidad de ir al baño con frecuencia)
  • Sensación de que nunca se vacía completamente la vejiga
  • Infecciones frecuentes del tracto urinario
  • Estreñimiento
  • A veces también dolor y opresión lumbar, de cadera, inguinal o abdominal
  • A veces, incontinencia urinaria de esfuerzo

Aunque estos síntomas pueden indicar que tienes un suelo pélvico hiperactivo, la mejor manera de diagnosticarlo es mediante una evaluación con un fisioterapeuta de suelo pélvico. Ellos también ayudarán a determinar la causa de la tensión de los músculos del suelo pélvico.

¿Qué causa la hiperactividad del suelo pélvico?

Los músculos del suelo pélvico pueden volverse hiperactivos o tensos como resultado de una serie de factores. Por lo general, se produce cuando los músculos se mantienen tensos cuando deberían estar relajados.

Algunos de los posibles factores que contribuyen a ello son

  • Estrés: el suelo pélvico puede mantener la tensión, de forma similar a lo que ocurre con el cuello o la mandíbula.
  • Traumatismo - como una lesión en la espalda, la cadera o la pelvis, o un traumatismo sexual
  • Infección o inflamación de los órganos pélvicos
  • Disfunción de la vejiga o del intestino
  • Hipermovilidad: algunas personas que carecen de estabilidad en la cadera y la pelvis pueden compensarlas con los músculos del suelo pélvico.
  • Patrones de retención crónicos: tensión constante de los abdominales, el suelo pélvico y/o los glúteos como conductas y posturas aprendidas.
  • Demasiados ejercicios de Kegel. (Sí, existen)

¿Qué se puede hacer para ayudar a un suelo pélvico "tenso"?

Aprender a relajar adecuadamente el suelo pélvico es la principal forma de disminuir la tensión muscular y reducir los síntomas asociados. Esto puede hacerse mediante

  • La respiración abdominal y las técnicas de relajación
  • Reducción del estrés del sistema nervioso, por ejemplo, mindfulness, yoga
  • Buenos hábitos vesicales e intestinales

Además de la relajación, algunos tratamientos y ejercicios pueden reducir aún más la actividad del suelo pélvico:

  • Liberación con terapia manual (interna o externa) por parte de un fisioterapeuta
  • Masaje perineal
  • Estiramientos para las caderas y la pelvis
  • A veces, el fortalecimiento de los músculos de los glúteos puede ayudar a reducir la carga del suelo pélvico

¿Se pueden hacer ejercicios de Kegel si se tiene un suelo pélvico hiperactivo?

Depende, pero te recomendamos que no lo hagas.

Si te centras en la relajación durante los ejercicios de Kegel, no te perjudicará. Sin embargo, si los ejercicios de Kegel se centran en la contracción y no se presta la debida atención a la relajación después de la contracción, se puede producir una mayor tensión en la zona pélvica.

Un fisioterapeuta especializado en el suelo pélvico puede indicarte ejercicios específicos para tu suelo pélvico.

Artículo escrito por
Laura Justin
Fisioterapeuta australiana titulada y registrada
Salud de la mujer y del niño
@thefamilyphysio

Más información: