Pelvic Floor 101

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es el armazón muscular que sostiene los principales órganos pélvicos (incluidos la vejiga, el intestino, la vagina y el útero) y mantiene el funcionamiento diario de la vejiga y el intestino.

 

Tiene dos funciones principales:

  • Control de los esfínteres: La contracción de los músculos del suelo pélvico cierra los esfínteres urinario y anal, lo que permite mantener la continencia. La relajación de los músculos del suelo pélvico abre los esfínteres urinarios y anales, permitiendo la micción y la defecación voluntarias. Esta función es importante para una buena salud sexual.
  • Apoyo a los órganos pélvicos: Los músculos del suelo pélvico, los ligamentos y los tejidos conectivos son vitales para regular la presión intraabdominal y sostener los órganos pélvicos en las posiciones correctas para evitar el prolapso.

The Pelvic Floor

¿Qué son los trastornos del suelo pélvico?

La disfunción del suelo pélvico se produce cuando el suelo pélvico está lesionado o debilitado.

El embarazo y el parto contribuyen significativamente a la debilidad del suelo pélvico, junto con el aumento de peso corporal y la edad avanzada. Una mecánica corporal inadecuada y una respiración deficiente también pueden contribuir a que los músculos del suelo pélvico estén descoordinados, tensos o débiles. Los trastornos del suelo pélvico se asocian a menudo con la incontinencia urinaria, la reducción de la excitación sexual y el dolor durante el coito.

Strong and healthy pelvic floor vs not strong and healthy

¿Cómo se pueden prevenir los trastornos del suelo pélvico?

La solución rápida para prevenir las disfunciones del suelo pélvico es mantener un suelo pélvico sano. Mientras el suelo pélvico sea fuerte, flexible y tónico, y los músculos se activen adecuadamente, funcionará bien.

Por desgracia, no es posible ver la atrofia muscular del suelo pélvico antes de que comiencen los síntomas. Por ello, el primer síntoma de un suelo pélvico débil pueden ser pequeñas pérdidas de orina al estornudar o reír. Esto indica que la función de cierre del suelo pélvico no está funcionando tan bien como debería. El suelo pélvico debe fortalecerse para mejorar su control de los esfínteres urinario y anal. Fortalecer el suelo pélvico con la orientación y la retroalimentación adecuadas es la mejor manera de mantener la salud pélvica.

Más información: