La vida con un recién nacido puede ser una época maravillosa, estresante, emocionante y de insomnio. Además de las exigencias de la maternidad, las madres deben tener en cuenta su propia salud y recuperación, especialmente la del suelo pélvico.

Inmediatamente después del parto (0-6 semanas)

Para un parto vaginal:

  • Hielo y elevación (tumbada) para controlar el dolor y la hinchazón en el perineo
  • Mantener los líquidos y la fibra para evitar el estreñimiento y los esfuerzos
  • Intentar reducir los levantamientos a un peso no superior al del recién nacido
  • Empezar a realizar contracciones suaves del suelo pélvico, sólo si te sientes cómoda para ello y con la orientación de tu equipo sanitario
  • Si tienes puntos de sutura o un desgarro perineal, tu equipo sanitario trabajará contigo para cuidar los puntos y controlar el dolor
  • Iniciar ejercicios abdominales suaves para trabajar la diástasis de rectos

Para el parto por cesárea:

  • Los ejercicios suaves del suelo pélvico pueden empezar antes si te sientes cómoda
  • Intentar reducir la carga a un peso no superior al del recién nacido
  • Apoyar la herida y los músculos abdominales para evitar el dolor y el esfuerzo
  • Llevar una banda de vientre o soportes abdominales puede ayudar al movimiento

Por lo general, el ejercicio en las primeras 6 semanas después del parto consiste en caminar cómodamente y realizar contracciones suaves del suelo pélvico según se sienta cómoda.

Volver a realizar ejercicios suaves: (6-12 semanas)

Una vez que el obstetra o el médico te hayan dado el visto bueno, por lo general es seguro empezar a realizar contracciones suaves del suelo pélvico y ejercicios para el tronco.

Trabajar con un fisioterapeuta de suelo pélvico es la forma más segura de comenzar a realizar ejercicios para el suelo pélvico, pero algunos consejos generales son

  • Practicar contracciones del suelo pélvico más largas
  • Practicar contracciones rápidas del suelo pélvico
  • Aumentar la distancia y la intensidad de la marcha
  • Empezar a realizar ejercicios abdominales ligeros (no abdominales) si no tienes síntomas
  • Empezar a realizar ejercicios de resistencia ligeros si no tienes síntomas (pérdidas, pesadez, dolor).
  • La natación y el ciclismo son excelentes ejercicios "seguros para el suelo pélvico" en esta fase.

Retomar el deporte y el ejercicio de alta intensidad: (12 semanas o más)

Recuerda que cada cuerpo y cada parto son únicos, por lo que estos tiempos son pautas generales a seguir después del parto.

Aumentar la carga del suelo pélvico demasiado rápido y sin un fortalecimiento adecuado puede aumentar el riesgo de disfunción del suelo pélvico, por lo que es mejor escuchar a tu cuerpo y volver a progresar lentamente a la actividad de alto nivel.

  • La carrera y el deporte deben introducirse gradualmente en intervalos (por ejemplo, caminar 60 segundos, correr 30 segundos, repetir).
  • La progresión a la actividad de alto nivel depende de que no haya síntomas.
  • Completar los ejercicios del suelo pélvico mientras se está de pie, caminando, corriendo, etc., puede aumentar la fuerza y la resistencia del suelo pélvico.

Además de completar el entrenamiento de los músculos del suelo pélvico, se recomienda una revisión con un fisioterapeuta de suelo pélvico antes de volver a hacer deporte y ejercicio, para reducir cualquier riesgo potencial de que se produzcan problemas en el suelo pélvico.

Artículo escrito por
Laura Justin
Fisioterapeuta australiana cualificada y registrada
Salud de la mujer y del niño
@thefamilyphysio

Más información: