What are the main pelvic floor dysfunctions and how to treat them

En primer lugar, respondamos a la pregunta: ¿de qué se compone exactamente el suelo pélvico? Imagínatelo como un cabestrillo o una hamaca formada por músculos y tejido conectivo que mantiene la vejiga, el intestino y los órganos reproductores en su sitio. Entre sus responsabilidades se encuentran la estabilidad de la cintura pélvica, la continencia, la evacuación/defecación y la sexualidad. Dado que consta de tantas partes diferentes y es vital para tantas funciones, hay bastantes cosas que pueden ir mal. Llamamos a esta "constelación de síntomas y cambios anatómicos" disfunciones del suelo pélvico.

El tipo de disfunción depende de dos factores: las alteraciones funcionales de los músculos y la localización.

Empecemos por los cambios funcionales. Cuando los músculos del suelo pélvico tienen una mayor actividad se denomina hipertonicidad. Esto significa que los músculos no pueden relajarse tan bien como deberían. Si hay una disminución de la actividad, se llama hipotonicidad. Los músculos hipotónicos son débiles o están lesionados y tienen problemas para sostener los órganos. Por último, algunas disfunciones del suelo pélvico están causadas por una falta de coordinación de los músculos del suelo pélvico. Esto puede estar causado por malos hábitos aprendidos durante la infancia.

Los síntomas también dependerán de la localización. Hay cuatro posibilidades:

  • Anterior - la uretra y la vejiga
  • Medio - la vagina y el útero
  • Posterior - el ano y el recto
  • General - dolor o molestia que se siente en toda la pelvis

Las disfunciones del suelo pélvico más comunes son la incontinencia urinaria, la incontinencia fecal y el prolapso de órganos pélvicos. Pero veamos con más detalle las disfunciones relacionadas con los órganos afectados:

  • Urología
    • Dificultad para orinar: vacilación o retraso en el chorro de orina
    • Cistocele: abultamiento o herniación de la vejiga en la vagina
    • Uretrocele: abultamiento de la uretra en la vagina
    • Incontinencia urinaria: pérdida involuntaria de orina
  • Ginecología
    • Dispareunia: dolor durante o después de las relaciones sexuales
    • Prolapso uterino: herniación del útero a través de la vagina
    • Prolapso vaginal: herniación del vértice vaginal más allá del introito
    • Enterocele: abultamiento o herniación de los intestinos en la vagina
    • Rectocele: abultamiento o herniación del recto en la vagina
  • Colorrectal
    • Estreñimiento: contracción paradójica o relajación inadecuada de los músculos del suelo pélvico durante el intento de defecación
    • Incontinencia fecal: pérdida involuntaria de heces
    • Prolapso rectal: prolapso de las paredes del recto que puede sobresalir por el ano
  • General
    • Dolor pélvico: dolor crónico que dura más de tres a seis meses, sin relación con otras afecciones definidas
    • Espasmo del elevador o proctalgia fugaz: dolor relacionado con los músculos elevadores del ano

El tratamiento varía en función del tipo de disfunción del suelo pélvico que se tenga. Por eso es muy importante que te diagnostique un médico, en lugar de autodiagnosticarte con la ayuda del Dr. Google. También es importante no esperar. Puede que te sientas incómodo ante la idea de ir al médico por tus síntomas, pero hay algunos tratamientos muy buenos, y dejarlo para más adelante sólo podría empeorar las cosas.

Una vez realizado un diagnóstico adecuado, el tratamiento suele ser multifactorial y se adapta a sus necesidades específicas. A continuación se presentan 5 posibles tratamientos que van desde simples cambios de hábitos hasta la intervención quirúrgica:

  • Modificaciones del estilo de vida
  • Medicamentos
  • Manipulación
  • Procedimientos invasivos
  • Cirugía

1- MODIFICACIONES EN EL ESTILO DE VIDA

Como es habitual, la dieta y el ejercicio ocupan el primer lugar de la lista. Evitar ciertos alimentos y bebidas y dejar de fumar puede ayudar contra la frecuencia e incontinencia urinaria, los síntomas anorrectales o la incontinencia fecal. Una dieta rica en fibra puede ayudar con el estreñimiento. Una reducción de peso del 3-5% puede disminuir los episodios de incontinencia urinaria en un 50% aproximadamente, así como mejorar o prevenir los síntomas del prolapso. Después de recibir el diagnóstico, pregunte a su médico qué alimentos debe evitar y para discutir su peso corporal saludable.

Los ejercicios dependen en gran medida del tipo de disfunción del suelo pélvico que se tenga. Por ejemplo, los ejercicios del suelo pélvico y los ejercicios de Kegel pueden hacer maravillas para los síntomas de la incontinencia urinaria y el prolapso, pero se desaconsejan encarecidamente para las personas con una disfunción del suelo pélvico hipertónica o no relajante. Es importante que hables de ello con tu médico o fisioterapeuta. Para más información, lee sobre los ejercicios de Kegel para la disfunción del suelo pélvico.

2- MEDICAMENTOS

Otra razón para buscar la ayuda de un profesional sanitario es que puede haber una opción farmacéutica para sus síntomas. Por ejemplo, pueden recetarse estrógenos vaginales tópicos para la vejiga hiperactiva, el adelgazamiento de la vagina y las relaciones sexuales dolorosas. Por otro lado, ciertos medicamentos pueden estar causando o contribuyendo a los síntomas de incontinencia. Hable con su médico sobre los medicamentos que toma y pregúntele sobre las posibilidades de tratamiento.

3- MANIPULACIÓN

Dependiendo del tipo de disfunción del suelo pélvico que tengas, existen multitud de formas de aliviar los síntomas de forma manual. La primera es la fisioterapia. Mediante ejercicios, masajes y otras técnicas, un fisioterapeuta del suelo pélvico es vital para tratar las disfunciones del suelo pélvico. Es posible que te recomienden clases de educación sobre el estreñimiento, ejercicios de reeducación del suelo pélvico o modificación del comportamiento.

Un pesario es un dispositivo que se introduce en la vagina para aliviar los síntomas de la incontinencia urinaria de esfuerzo y el prolapso.

El entablillado del paciente es el acto de utilizar los dedos para ayudar a orinar y defecar.

Por último, la biorretroalimentación es una técnica neuromuscular para entrenar la forma adecuada de contracción y relajación de los músculos del suelo pélvico. Mediante un dispositivo, tu médico o terapeuta puede analizar tus contracciones y trabajar contigo para reforzar, relajar o coordinar tus contracciones en función de tus necesidades..  

4- PROCEDIMIENTOS INVASIVOS

La inyección de toxina botulínica A para la vejiga hiperactiva, la estimulación del nervio sacro para la incontinencia urinaria o fecal y el tratamiento del dolor mediante inyecciones en puntos gatillo son algunos ejemplos de opciones de tratamiento invasivo.

5- CIRUGÍA

Si las medidas no operativas no funcionan para los síntomas del prolapso, la cirugía podría ser una opción. También existe un procedimiento llamado "cabestrillo uretral medio" para la incontinencia urinaria.

LAS DISFUNCIONES DEL SUELO PÉLVICO PUEDEN SER COMUNES, PERO ESO NO LAS HACE NORMALES.

Aunque hay bastantes formas en las que el suelo pélvico puede funcionar mal, también hay muchas opciones de tratamiento. Si crees que puedes padecer alguna de las afecciones mencionadas anteriormente, busca ayuda. No hay necesidad de vivir con molestias o dolor. Si no padeces ninguna de las afecciones anteriores pero te preocupa el futuro, lee sobre las formas de prevenir el prolapso y cómo hacer los ejercicios de Kegel.

Artículo escrito por
Dama Awadallah, médico
Asistente de investigación del Centro Mary S. Easton para la investigación de enfermedades

SOBRE EL MISMO TEMA:

DESCUBRE LA MAGIA QUE HAY DETRÁS DE UN SUELO PÉLVICO SANO:

Referencias:

  • Grimes WR, Stratton M. Pelvic Floor Dysfunction. [Updated 2021 Jul 1]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK559246/
  • https://www.mayoclinic.org/medical-professionals/physical-medicine-rehabilitation/news/treating-patients-with-pelvic-floor-dysfunction/mac-20431390
  • https://www.healthline.com/health/pelvic-floor-dysfunction#outlook
  • https://www.nichd.nih.gov/health/topics/pelvicfloor