¿QUÉ ES UN PROLAPSO?

Nuestros órganos pélvicos están sujetos en nuestra cavidad pélvica por la fascia, el tejido conectivo, los músculos y los ligamentos. Cuando esas estructuras pierden parte de su apoyo debido al factor que sea (el parto y el embarazo pueden ser posibles causas), los órganos pueden asentarse un poco más abajo en la cavidad pélvica y presionar contra las paredes de la vagina. Esto puede resultar incómodo, pesado y ocasionar otros problemas como el estreñimiento y las pérdidas de orina.

Uterus prolapse

¿QUÉ SENSACIONES INTERNAS TRANSMITE UN PROLAPSO?

Sufrir un prolapso puede ser una experiencia estresante y aterradora, especialmente la primera vez cuando es algo nuevo para ti. Puede tratarse de un prolapso leve o grave; en los casos más graves, una protuberancia podría sobresalir por la abertura vaginal. Los síntomas del prolapso incluyen sensación de pesadez, presión o sentir que algo cuelga de la vagina.

¿ES COMÚN EL PROLAPSO DE ÓRGANOS PÉLVICOS?

Los prolapsos son una dolencia muy común, pero nunca debe considerarse normal. Algunos estudios indican que hasta el 50 % de quienes han dado a luz han experimentado algún grado de prolapso, y cerca del 20 % ha notificado síntomas. Esta dolencia también resulta más común con la edad. Dado que esto puede afectar a tantas personas tras el parto, es importante que seamos conscientes y sepamos cómo actuar.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL PROLAPSO PÉLVICO?

La causa del prolapso depende de varios factores, que incluyen:

  • defectos del tejido conectivo
  • defectos congénitos (diferencias genéticas y anatómicas)
  • cirugías (como una histerectomía)
  • estreñimiento crónico o problemas respiratorios (antecedentes de empujar, esforzarse o toser con fuerza)
  • embarazo y parto vaginal: el prolapso se asocia principalmente a estos factores, que causan lesiones en los músculos del suelo pélvico, el tejido conectivo y neuropatías pélvicas que predisponen a las mujeres al prolapso.

Esta puede ser la causa más común del prolapso, debido a la tensión y la carga sobre los músculos y las estructuras del suelo pélvico que sostienen los órganos.

¿POR QUÉ SE PRODUCE EL PROLAPSO?

Ante un aumento de la presión abdominal, como al empujar durante el trabajo de parto, al levantar objetos o toser, esa presión descendente ejerce fuerza sobre los órganos y los músculos del suelo pélvico. Si los músculos están debilitados o sobrecargados desde el nacimiento, tendrán dificultades para sujetar los órganos frente a la gravedad, el peso de nuestro propio cuerpo y el aumento de la presión. Todo esto puede ocasionar que los órganos no tengan el mismo apoyo que antes, asentándose así más abajo en el canal vaginal.

Cuando los músculos del suelo pélvico descienden, el sistema de sujeción del tejido conectivo, que generalmente actúa como un cabestrillo, se estira y los órganos no se sostienen con tanta eficacia. La debilidad de los músculos del suelo pélvico afecta el soporte de los órganos y desempeña un papel muy importante a la hora de ayudar a que los órganos se mantengan siempre elevados y funcionales.

¿CUÁL ES EL MODO MÁS SEGURO DE CURAR EL PROLAPSO?

Muchas personas que dan a luz desconocen totalmente la existencia del POP (prolapso de órganos pélvicos) y de las opciones de tratamiento. La cirugía es una de ellas y, sin duda, puede resultar muy eficaz en casos graves de POP. Nuestra intención es comenzar siempre con un tratamiento no invasivo y de bajo riesgo, para llegar a la cirugía solo si es necesario.

El tratamiento no quirúrgico del prolapso representa el método más seguro y eficaz de tratar este problema. Esto incluye:

  • seguimiento de POP a través de la observación
  • bajar de peso
  • dejar de fumar
  • reducir el estreñimiento; disminuir el empuje/esfuerzo necesario para defecar

La parte fundamental y más eficaz y de un tratamiento no invasivo ni quirúrgico son los ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico. Numerosos estudios destacan que este es un modo eficaz de aliviar los síntomas del prolapso, mejorar su soporte para que no resulte tan grave y evitar que empeore.

Es importante recordar que durante estos estudios un terapeuta experto supervisó el suelo pélvico y prescribió ejercicios específicos para estos músculos, y ayudó a entrenar a las mujeres para realizar correctamente los ejercicios del suelo pélvico.

¿POR QUÉ DEBERÍAS HACER EJERCICIOS DEL SUELO PÉLVICO?

Si entrenas los músculos del suelo pélvico, les aportarás la fuerza y el control necesarios para que funcionen de forma óptima y adecuada. Este debe ser el primer paso para tratar y prevenir la disfunción del suelo pélvico. Los ejercicios de los músculos del suelo pélvico, denominados ejercicios de Kegel, son parte del entrenamiento. Los ejercicios de Kegel se centran en fortalecer los músculos del suelo pélvico y, cuando se realizan correctamente, pueden ayudar a reducir el prolapso y mejorar el soporte.

¿CÓMO PUEDO ENTRENAR MI SUELO PÉLVICO PARA TRATAR EL PROLAPSO?

Lo cierto es que resulta bastante difícil identificar y localizar los músculos del suelo pélvico. Céntrate en apretar los músculos vaginales o anales como si intentaras detener una flatulencia o el chorro de orina (¡pero no practiques mientras orinas!). Piensa en levantar los músculos pélvicos hacia la cabeza, sin contener la respiración, apretar los glúteos ni los muslos.

Perifit no es solo un dispositivo, ¡también es una aplicación! Se trata de un dispositivo especial de biorretroalimentación diseñado para garantizar la correcta realización de ejercicios de Kegel. Puede ayudarte a mejorar tu técnica a través de programas de entrenamiento específicos, con divertidos juegos y desafíos en todos los niveles. De esta forma te mantendrás motivada, comprometida e implicada; así alcanzarás tus objetivos y aprovecharás al máximo tu programa.

PERIFIT AYUDA A MANTENER TU SUELO PÉLVICO SIEMPRE FUERTE

Los ejercicios de Kegel son un método para entrenar el suelo pélvico y reducir los síntomas del prolapso y la disfunción general de estos músculos. No obstante, resulta difícil saber si los estás haciendo correctamente. ¡Perifit puede ayudarte! Fue desarrollado y diseñado para ofrecer una evaluación instantánea de tu suelo pélvico y de cómo estás realizando el programa de Kegel. Puedes hacer todo esto mientras juegas en una aplicación moderna y actualizada. Perifit no solo te indica cómo entrenar, sino que además muestra estadísticas y datos para que puedas cuantificar tu fuerza y progreso. El uso de Perifit mejorará tu confianza a medida que entrenas el suelo pélvico con precisión para prevenir futuras disfunciones y mejorar el prolapso.

Train Pay Progress Perifit

SHOP PERIFIT

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS BENEFICIOS DE PERIFIT:

 

Referencias:

Milsom I, Altman D, Herbison P,Lapitan MC, Nelson R, Sillén U, et al.Epidemiology of urinary (UI) and faecal (FI) Incontinence and pelvic organ prolapse (POP). In: Abrams P, Cardozo L,Khoury S, Wein A, editors. Incontinence. Paris: Health Publications Ltd; 2009. 35–111 pp.

Gyhagen M, Bullarbo M, Nielsen TF, Milsom I. Prevalence and risk factors for pelvic organ prolapse 20 years after childbirth: a national cohort study in singleton primiparae after vaginal or caesarean delivery. BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology. 2013;120(2):152-60

Iglesia CB, Smithling KR. Pelvic Organ Prolapse. American family physician. 2017;96(3):179-85. 

Bordman R, Telner D, Jackson B, Little D. Step-by-step approach to managing pelvic organ prolapse: Information for physicians. Can Fam Physician. 2007;53(3):485-7.

Baeßler K, Aigmüller T, Albrich S, Anthuber C, Finas D, Fink T, et al. Diagnosis and Therapy of Female Pelvic Organ Prolapse. Guideline of the DGGG, SGGG and OEGGG (S2e-Level, AWMF Registry Number 015/006, April 2016). Geburtshilfe Frauenheilkd. 2016;76(12):1287-301. 

Women’s and Men’s Health Physiotherapy Team. Your recovery after childbirth. Physiotherapy, exercises and advice. 2016. Version 2. 

Kegel exercises: A how-to guide for women. (2018). Retrieved from https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/womens-health/in-depth/kegel-exercises/art-20045283 

Baessler K, Bell BE. Alternative Methods to Pelvic Floor Muscle Awareness and training. In: Baussler K, Shussler B, Burgio KL, Moore KH, Norton PA, Stanton S, editors. Pelvic Floor Re-education. 2nd ed. London: Springer; 2008.