En resumen: todo depende de tus necesidades y estado físico.

Si buscas obtener un alivio rápido de los síntomas de la incontinencia, te recomendamos un régimen de entrenamiento semanal de al menos cinco sesiones de 10 minutos.

Si solo buscas mantener un suelo pélvico ya de por sí saludable, recomendamos un régimen de entrenamiento semanal de dos sesiones de 10 minutos.

Dado que los músculos del suelo pélvico se fatigan con bastante rapidez, la calidad de la contracción de Kegel puede ser difícil de mantener en sesiones prolongadas. Por lo tanto, es preferible realizar varias sesiones de 10 minutos en lugar de unas pocas sesiones de 30 minutos.

Recuerda: cuanto más te centres en la relajación, más tiempo podrás entrenar sin correr el riesgo de acumular una tensión excesiva en los músculos del suelo pélvico.

Cuando más entrenes, antes verás resultados. Entendemos lo complicado que es sacar tiempo para una misma, pero no te arrepentirás. ¡Los resultados son increíbles!

Consulta a tu fisioterapeuta si no sabes cuánto tiempo debes entrenar. Un especialista podrá facilitarte algunas pautas sobre la frecuencia de entrenamiento a la que debes aspirar en función de tu estado físico.