QUÉ ES UNA VEJIGA HIPERACTIVA

Recibir un diagnóstico de "vejiga hiperactiva" es algo común, ya que esta condición afecta a millones de mujeres en todo el mundo. Aunque generalmente se piensa que esta dolencia solo afecta a mujeres mayores, también es bastante común entre mujeres más jóvenes. Los estudios destacan que entre el 9 % y el 43 % (cita) de las mujeres experimentan síntomas de VH, aunque probablemente haya muchas más que no revelan sus síntomas al sentirse avergonzadas.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE UNA VEJIGA HIPERACTIVA?

Una vejiga hiperactiva se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • necesidad o sensación de orinar acuciante y difícil de ignorar, con o sin pérdidas de orina
  • orinar con más frecuencia de lo normal, despertarse más de 2 veces por la noche para ir al baño y experimentar estos síntomas sin signos de infección u otra razón médica que lo explique

overactive bladder

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE UNA VEJIGA HIPERACTIVA?

A veces, los síntomas de una VH (frecuencia y urgencia) pueden ser temporales y de causa médica, como una infección del tracto urinario o de la vejiga, o incluso por cálculos renales. En ocasiones, también puede deberse a cambios hormonales, problemas nerviosos u otras dolencias.

No obstante, en la mayoría de los casos puede deberse a nuestros hábitos o comportamientos, y a menudo ignoramos qué conductas pueden estar contribuyendo a la frecuencia, urgencia o a las pérdidas de orina. Por ejemplo, el consumo elevado de bebidas con cafeína, alcohol o estar deshidratado puede derivar en esos síntomas. Sin embargo, puede resultar difícil identificar una causa específica de los síntomas de la VH. A menudo se trata de una combinación de factores, ¡y la disfunción de los músculos del suelo pélvico puede ser uno de ellos!

¿CÓMO SURGE UNA VEJIGA HIPERACTIVA?

La vejiga se asemeja a un globo y tiene su propio músculo, llamado detrusor, que la envuelve. El detrusor se relaja y permite que la vejiga se llene de orina. Cuando la vejiga se llena y es hora de orinar, el detrusor se contrae y ayuda a expulsar la orina de nuestro organismo. Unos nervios especiales en el interior del detrusor detectan cuando la vejiga se llena y se expande. Cuando advierten ese movimiento, envían señales al cerebro indicativas de "urgencia". ¡Así es como sabemos que es hora de vaciar la vejiga!

En el caso de la VH, a veces ese músculo detrusor comienza a contraerse y a expulsar orina de la vejiga en el momento erróneo, lo que suele ocurrir cuando la vejiga no está totalmente llena. Esto puede suceder cuando no estamos preparadas, como cuando vamos camino al baño.

¿CÓMO SE TRATA UNA VEJIGA HIPERACTIVA?

Con el tratamiento adecuado, los síntomas de la VH pueden llegar a controlarse. Dicho tratamiento incluye pruebas para garantizar la ausencia de infección u otros problemas médicos, entrenar la vejiga, el posible uso de medicamentos y un cambio de los hábitos de estilo de vida (cita). La terapia física del suelo pélvico puede ser una opción excelente para alguien con síntomas de VH que ayuda a tratar las respuestas de los músculos del suelo pélvico ante la urgencia, frecuencia y las pérdidas de orina. A veces los ejercicios de fortalecimiento, como los de Kegel, pueden ayudar, y otras veces debemos enseñar a los músculos a relajarse y comenzar a funcionar correctamente para que la vejiga y la micción funcionen con normalidad.

El tratamiento sin medicación (como la terapia física del suelo pélvico) ha demostrado tener resultados a largo plazo muy similares a los logrados con medicamentos para tratar la vejiga (cita). Realizar cambios en nuestro estilo de vida es difícil, pero también suele dar estupendos resultados. La terapia física del suelo pélvico es una opción fantástica, con buenos resultados, es un método no invasivo y sin efectos secundarios, en comparación con la medicación.

¿CUÁLES SON LOS MEJORES EJERCICIOS PARA EL SUELO PÉLVICO/DE KEGEL PARA TRATAR LA VEJIGA HIPERACTIVA?

Al igual que otros músculos de nuestro cuerpo, los del suelo pélvico deben ser fuertes, tener buena resistencia y una coordinación normal. Estos músculos deben poder contraerse rápida y lentamente para sostener la vejiga y mantenernos secas. La resistencia de estos músculos debe traducirse en una retención de la orina durante períodos de tiempo más prolongados, como al caminar hacia el baño o mientras trabajamos frente al ordenador. Hay ejercicios especiales de Kegel que entrenan ambos tipos de fibras musculares del suelo pélvico, tanto las de contracción rápida como de lenta. En el caso de la VH, el suelo pélvico debe permanecer relajado y tener fuerza, resistencia y control para ayudar a que la vejiga se mantenga relajada mientras se llena y retenga la orina cuando recibimos la señal de orinar (urgencia).

¿CÓMO ENTRENAR LAS FIBRAS MUSCULARES DE CONTRACCIÓN LENTA DEL SUELO PÉLVICO?

Al trabajar las fibras musculares de contracción lenta del suelo pélvico, entrenamos también la resistencia del músculo. Esto significa que podrán permanecer activos y funcionar correctamente durante largos períodos de tiempo. Diversos estudios respaldan que el entrenamiento de los músculos del suelo pélvico puede ayudar a aliviar los síntomas de una VH y mejorar la calidad de vida de quienes la padecen (cita). Para tratar eficazmente la VH, el entrenamiento de los músculos del suelo pélvico debe ser una parte fundamental del programa.

Perifit tiene un programa específico diseñado específicamente para los síntomas de la VH. Este programa ayuda a mejorar la resistencia y se centra en las fibras de contracción lenta de los músculos del suelo pélvico. Debemos entrenar estos músculos como cualquier otro: aumentando la carga y los tiempos de retención (cita). También es importante asegurarse de relajar los músculos por completo tras cada contracción prolongada. Relajar es tan importante como fortalecer, y Perifit puede ayudarte a estar segura de estar entrenando correctamente.

Un consejo: ten cuidado de no excederte en el entrenamiento de tus músculos del suelo pélvico. ¡Debes evitar fatigarlos tanto que dejen de funcionar debidamente! Este programa de entrenamiento específico puede ayudarte a aliviar los síntomas de la VH, y siempre es buena idea hablar con tu médico y fisioterapeuta especializado antes de incorporar los programas Perifit a tu rutina.

Train Pay Progress Perifit

SHOP PERIFIT

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS BENEFICIOS DE PERIFIT:

Referencias:

1 Corcos, J., Przydacz, M., Campeau, L., Witten, J., Hickling, D., Honeine, C., . . . Wagg, A. (2017). CUA guideline on adult overactive bladder. In Can Urol Assoc J (Vol. 11, pp. E142-173)

2 Srikrishna S, Robinson D, Cardozo L, Vella M. Management of overactive bladder syndrome.  Postgraduate medical journal. 832007. p. 481-6.

3 Wolz-Beck, M., Reisenauer, C., Kolenic, G. E., Hahn, S., Brucker, S. Y., & Huebner, M. (2017). Physiotherapy and behavior therapy for the treatment of overactive bladder syndrome: a prospective cohort study. Arch Gynecol Obstet, 295(5), 1211-1217. doi:10.1007/s00404-017-4357-1

4 Barkin, J., Habert, J., Wong, A., & Lee, L. Y. T. (2017). The practical update for family physicians in the diagnosis and management of overactive bladder and lower urinary tract symptoms. Can J Urol, 24(5s1), 1-11.

5 Azuri, J., Kafri, R., Ziv-Baran, T., & Stav, K. (2017). Outcomes of different protocols of pelvic floor physical therapy and anti-cholinergics in women with wet over-active bladder: A 4-year follow-up. Neurourol Urodyn, 36(3), 755-758. doi:10.1002/nau.23016

6 Powers S, Howley E. Exercise Physiology: Theory and application to fitness and performance. 6th ed. New York, NY: McGraw Hill; 2007.

7 Kegel exercises: A how-to guide for women. (2018). Retrieved from https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/womens-health/in-depth/kegel-exercises/art-20045283

8 Fitz, F., Sartori, M., Girao, M. J., & Castro, R. (2017). Pelvic floor muscle training for overactive bladder symptoms - A prospective study. Rev Assoc Med Bras (1992), 63(12), 1032-1038. doi:10.1590/1806-9282.63.12.1032

9 Powers S, Howley E. Exercise Physiology: Theory and application to fitness and performance. 6th ed. New York, NY: McGraw Hill; 2007.