En este artículo:

  • Lávate las manos y lava tu Perifit

  • Enciende tu Perifit

  • Introduce el Perifit

  • Activa el Bluetooth de tu teléfono e inicia la aplicación Perifit

  • Activa un programa y comienza tu entrenamiento

1. Lávate las manos y lava tu Perifit

Lava tu Perifit con agua tibia y jabón. Enjuágalo bien.

Tu Perifit es resistente al agua, pero no debe sumergirse ni usarse en la bañera.

Lávate bien las manos, ya que entrarán en contacto con el área genital.

Por último, si eres propensa a las infecciones urinarias, recomendamos lavar también la piel alrededor del ano y la zona genital. Esto ayudará a evitar que se desencadene una infección al insertar o extraer el Perifit.

2. Enciende tu Perifit

Con las manos limpias, enciende tu Perifit presionando el botón encendido/apagado. Deberías escuchar un clic.

Cuando el Perifit está encendido, el LED verde debe mostrarse intermitente.

 

3. Introduce el Perifit

Acuéstate cómodamente con las rodillas dobladas y las piernas ligeramente separadas. Introduce el Perifit en tu vagina.

Consejo: Perifit está diseñado para insertarse sin añadir ningún lubricante. No obstante, si te incomoda, no dudes en utilizar un lubricante a base de agua.

Debes introducir en tu vagina los dos sensores con curvas, mientras el anillo blanco y el cable quedan fuera.

 

 

El anillo blanco debe quedar alineado con su eje, de adelante hacia atrás; orienta el botón de encendido/apagado hacia el clítoris y el LED de flor de loto hacia el ano. 

 

Es importante mantenerlo esta posición, dado que permite que los sensores sean lo más eficaces posible.

 

4. Activa el Bluetooth de tu teléfono e inicia la aplicación Perifit

Activa el Bluetooth desde el menú de tu teléfono o tableta. No intentes emparejar todavía los 2 dispositivos desde los ajustes de tu teléfono.

Inicia la aplicación Perifit, sigue las pautas de activación y dirígete a la pestaña Entrenar. La aplicación configurará por sí misma la conexión a tu Perifit

5. Activa un programa y comienza tu entrenamiento

Desde aquí, podrás:

1- Activar el programa que prefieras deslizando el dedo sobre las opciones de Programa de entrenamiento
2- Hacer una prueba para encontrar el programa de entrenamiento que más te conviene.
3- Iniciar el Modo de práctica para experimentar tranquilamente con la biorretroalimentación.

 

5.1 Activar un programa

Si conoces el programa más adecuado para ti, puedes seleccionarlo directamente en la sección Programa de entrenamiento y activarlo.

Seguidamente, toca Iniciar para conectar tu Perifit y jugar a un juego. 

Si alguna vez deseas realizar la prueba, podrás volver a encontrarla deslizando el dedo hacia la izquierda en la sección de Programa de entrenamiento.

Una vez activado el programa, podrás comenzar a jugar tus primeras partidas. Consulta la información sobre Selección de niveles y juegos para aprender a jugar y activar tu suelo pélvico.

 

5.2 Juega tu primera partida

Cada vez que empieces una sesión de entrenamiento con Perifit, se activará un paso de calibración antes de iniciar el primer juego. Este proceso de calibración te pedirá que contraigas y relajes la musculatura de la zona 3 veces seguidas. El objetivo es adaptar el juego a la fuerza real de tu suelo pélvico.

Consejo: si fuera necesario, podrás pausar el juego en cualquier momento y repetir la calibración. Si el juego te resulta demasiado difícil y prefieres tomártelo con más calma, no te esfuerces a más del 50 % durante la calibración. Aquí encontrarás más información sobre el proceso de calibración.

Mientras juegas, el sensor superficial del suelo pélvico te permitirá mover el puntero y alcanzar tus objetivos. El sensor de presión intraabdominal profunda se reflejará en el medidor de calidad de la contracción, en la esquina inferior derecha de la pantalla, indicándote cuándo lo estás poniendo en uso (ocurre cuando la aguja alcanza la zona roja). Consulta aquí más información sobre el funcionamiento del medidor de calidad de la contracción.

Cada juego ofrece un patrón de contracción diferente. Puedes visualizar el patrón en la esquina inferior derecha de la pantalla, a la izquierda del medidor de calidad de la contracción.
Lo más importante es intentar seguir las curvas sugeridas por el patrón, no centrarse en alcanzar todos los objetivos a cualquier coste. Si no llegas a alguno de los objetivos, no pasa nada. En ese caso, procura evitar contraer y relajar los músculos rápidamente para alcanzarlo, ya que podría ser perjudicial.
Créenos, lograr alcanzar todos los objetivos es toda una hazaña. Es absolutamente normal que se escape alguno.

 

5.3 Hacer la prueba

Si desconoces el programa de entrenamiento que más te conviene, puedes Realizar la prueba de síntomas. Una vez realizada, te sugerirá el mejor programa en función de sus síntomas de incontinencia. Se puede acceder a la prueba desde la pestaña Entrenamiento, deslizando el dedo hacia la izquierda en la selección de programas de entrenamiento. 

 


 

5.4 Iniciar el modo de práctica

Si inicias el Modo de práctica, la aplicación se conectará a tu Perifit y te permitirá experimentar con la biorretroalimentación en estado puro.

Prueba a apretar los músculos del suelo pélvico como si estuvieras tratando de bloquear la salida de gases o detener el flujo de orina (pero no te acostumbres a hacerlo mientras orinas, ya que aumentarías el riesgo de infección urinaria). Lee Kegel 101 si quieres darle un repaso a la teoría correcta de los Kegels.

Deberías ver cómo el indicador verde (sensor superficial) se eleva hacia la parte superior de la pantalla cuando contraes los músculos del suelo pélvico y baja cuando los relajas. El indicador rojo (sensor profundo) debe mantenerse lo más bajo posible, dado que refleja tu presión intraabdominal.