El bienestar sexual es un aspecto importante de la calidad de vida de muchas mujeres.

Dado que los músculos del suelo pélvico sostienen la vagina y los órganos pélvicos, se ha comprobado que el aumento de la fuerza y el tono saludable de los músculos del suelo pélvico se asocian a una mejor función sexual.

Si los músculos del suelo pélvico tienen un tono más bajo, o una fuerza menor, puede haber una sensación de menor placer y contracción, y menores tasas de orgasmo. Sin embargo, si los músculos del suelo pélvico son "hiperactivos" o tienen un tono demasiado alto, puede haber dolor o dificultad con la inserción vaginal.

Un suelo pélvico sano es aquel que es capaz de relajarse adecuadamente para permitir la entrada en el canal vaginal, así como de contraerse con fuerza para aumentar el placer y el orgasmo.

¿Cómo puede un suelo pélvico sano conducir a orgasmos más fuertes?

Las investigaciones han descubierto que tener un suelo pélvico fuerte y funcional puede aumentar no sólo la frecuencia sino también la calidad del orgasmo.

El clítoris es la principal fuente de placer sexual. Tiene dos ramas profundas que rodean la vagina. Cuando el suelo pélvico es fuerte y ágil, puede realizar contracciones bien sincronizadas para estimular el clítoris durante la penetración. Esto favorece que el clítoris se agrande y se ponga firme (lo que también se conoce como erección del clítoris), lo que a su vez ayuda a aumentar aún más su estimulación.

Durante el orgasmo, los músculos del suelo pélvico se contraen involuntaria y rítmicamente. Cuanto más sano sea tu suelo pélvico, más intensos serán tus orgasmos. La capacidad y la fuerza para controlar las contracciones del suelo pélvico alrededor del pene durante las relaciones sexuales también pueden aumentar la sensación y el placer de la pareja masculina.

Por qué el cuidado del suelo pélvico influye en tu vida sexual

Las mujeres que padecen disfunciones del suelo pélvico, como la incontinencia, el prolapso de órganos pélvicos, los traumatismos relacionados con el parto o el dolor sexual, manifiestan niveles más bajos de autoestima y bienestar sexual.

Al buscar el asesoramiento de un fisioterapeuta o especialista en salud pélvica, las mujeres pueden mejorar la función del suelo pélvico mediante ejercicios y consejos específicos para sus problemas. Esto puede conducir a una mejora general de la función sexual y a una mayor calidad de vida.

Recuerda que un suelo pélvico sano es capaz de relajarse completamente y de contraerse con fuerza. Para disfrutar de las relaciones sexuales sin dolor, la fuerza, el control motor adecuado y el momento de la contracción son importantes, pero también lo son la relajación y la liberación completas.

Mi vagina se siente "floja", ¿qué puedo hacer para ayudar?

Después de los partos vaginales o de la menopausia, la tensión o la "tirantez" que una mujer percibe en su vagina puede cambiar, lo cual puede ser normal. La evaluación de un fisioterapeuta del suelo pélvico puede determinar si existe debilidad o lesión en los músculos del suelo pélvico.

El entrenamiento de los músculos del suelo pélvico o los ejercicios de "Kegel" pueden ayudar a recuperar el tono muscular, lo que puede reducir la sensación de "flojedad" en la vagina que algunas mujeres pueden experimentar, mejorando su confianza en sí mismas y el placer sexual.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no es tan importante estar "apretada". Las vaginas pueden expandirse y contraerse más de lo que se piensa, y no se estiran con el coito o incluso con el parto en muchos casos. Algunas vaginas son más anchas, otras son más pequeñas. Esto no significa necesariamente que tengas un suelo pélvico fuerte o débil. ¿Cambiará tu vagina? Tal vez, ¡y no pasa nada! Hay muchos ejercicios y técnicas terapéuticas para recuperarse del parto y recuperar la confianza y el placer, ¡incluyendo el uso de entrenadores del suelo pélvico!

Artículo escrito por
Laura Justin
Fisioterapeuta australiana titulada y registrada
Salud de la mujer y del niño
@thefamilyphysio

Más información: