Intimate wellbeing

¿Cuál es la relación entre la función de los músculos del suelo pélvico y una mayor satisfacción sexual?

Los músculos del suelo pélvico conforman una cesta, parecida a una hamaca, situada en la base de la pelvis. Estos músculos se sujetan de un lado a otro (de isquión a isquión), y de delante hacia atrás (del hueso púbico al coxis). Una de las principales funciones del suelo pélvico es asistir en la respuesta sexual: ayudan con la contracción rítmica del orgasmo, ayudan a mantener el clítoris en modo de excitación y también deben alargarse y suavizarse para permitir la penetración vaginal o anal. Si los músculos experimentan algún problema al realizar su función, el sexo puede resultar doloroso, o no tan placentero, suscitar miedo y contribuir a tener sentimientos de desconexión y aislamiento. Los músculos del suelo pélvico desempeñan un papel muy importante en una vida sexual saludable, y es crucial asegurarse de que funcionan correctamente.

El clítoris es la principal fuente de placer sexual femenino. Tiene dos profundas ramificaciones que rodean la vagina internamente. Cuando el suelo pélvico está fuerte y ágil, puede realizar las contracciones oportunas para estimular el clítoris durante la penetración. Esto provoca un agrandamiento momentáneo del clítoris, que también adquiere una mayor firmeza (conocida como erección del clítoris), lo que a su vez contribuye a aumentar aún más su estimulación.

Durante el orgasmo, los músculos del suelo pélvico se contraen de forma rítmica e involuntaria.

El objetivo de Perifit es mejorar la agilidad muscular y fortalecer el suelo pélvico mediante la realización de contracciones voluntarias. Los ejercicios de Kegel se centran en el control, la fuerza y la coordinación adecuados de los músculos del suelo pélvico. Tu bienestar íntimo puede mejorar al mismo tiempo que los músculos del suelo pélvico, logrando que el sexo te resulte más placentero y divertido. Distintos estudios demuestran que cuando la función de los músculos del suelo pélvico sufre cambios, nuestra respuesta sexual hace lo propio, ya sea positivo o negativo. En el caso de algunas mujeres, se ha demostrado que los ejercicios del suelo pélvico, como los de Kegel, mejoran su satisfacción sexual, especialmente después del parto.